El LED, una nueva forma de iluminar.

El LED, una nueva forma de iluminar.

¿Es realmente el LED la fuente de luz todoterreno?

Desde siempre, hemos utilizado un tipo de iluminación dedicada a fotografía y otra específica para grabar vídeo, siendo el flash la fuente de luz por excelencia para la imagen fija y el tungsteno o cuarzo, para la imagen en movimiento.

El intercambio de iluminación entre disciplinas resulta difícil, ya que el flash no es una luz continua, por tanto no sirve para iluminar mientras se graba vídeo; y por su parte el tungsteno es una luz caliente, que genera altas temperaturas cuando está encendida, limitando así su uso a la hora de fotografiar, ya que puede generar brillos en los modelos o llegar a derretir bodegones o accesorios que quieras usar delante de la lámpara con el fin de modificar su luz.

Por estas razones, el LED se presenta como una fuente iluminación versátil, de bajo coste, mínimo consumo eléctrico e inapreciable ruido durante su uso.

Pero, ¿qué es exactamente un LED?

Un LED es un pequeño componente electrónico cuya función principal es la de convertir la energía eléctrica en fuente luminosa.

Un LED genera por si solo una luz débil, por este motivo las pantallas o antorchas se componen de un gran número de ellos, aunque siempre existen excepciones. Aprovecho para mostrarte a continuación el COOLED, que es una fuente de luz con cuerpo de flash de estudio, pero que en su interior incorpora un megaLED, que genera una potencia equivalente a 1000w de luz continua.

Ahora bien, veamos en qué te puede beneficiar una fuente de iluminación como el COOLED a la hora de afrontar tus producciones:

A la hora de grabar vídeo:

- Mientras que el COOLED está encendido no genera ruido, algo esencial a la hora de grabar con sonido ambiente.

- Permite filtrar su luz con sólo cambiar un accesorio, ya que el Pirex que porta (cristal de protección del LED) puede ser traslucido usando así los 5600k de temperatura de color que produce el LED de forma nativa, o puede ser rojizo permitiendo así teñir la luz, y trabajar con temperaturas de color más cálidas.

- Poca temperatura. Esta fuente de iluminación no genera un calor tan agresivo como lo hace una lámpara incandescente, evitando así que se quemen difusores o accesorios que se sitúen delante del foco.

A la hora de fotografiar:

- Al ser una luz continua, siempre vas a poder observar en directo el efecto que produce la luz sobre objetos o sujetos.

- No genera calor, por lo que a diferencia de la luz incandescente, no va a crear brillos en tus modelos, además de permitirte el uso de multitud de accesorios como ventanas de iluminación, beauty dish, paraguas o snoot, para conseguir iluminaciones de calidad sin que se puedan llegar a quemar al estar situados delante de la lámpara.

Nota: Los accesorios y la calidad de luz generada por el LED, no pueden competir contra unos flashes profesionales como pueden ser los ELC PRO HD de Elinchrom, pero te pueden venir muy bien para pequeñas producciones o bodegones.

- Una fuente de iluminación como los COOLED tiene potencia suficiente como para que no tengas que disparar con ISO altos.

En el siguiente vídeo puedes algunos usos del COOLED, entre ellos como iluminar un fondo a la hora de hacer un croma, tema que abordaremos próximamente en blog con más detalle.

 

 

Compartir en: